lunes, 10 de julio de 2006

Érase

Érase una vez una cosa innecesaria. Inventada, molesta. Injustificada.

Érase un tonto y un lápiz: nacieron las fronteras.

Érase un ser difuso, aventurero. Preguntón, curioso.

Érase un no saber por qué, un desazón.

Érase un vacío de respuestas.

Érase una mente creativa, poderosa de soluciones.

Érase la goma de borrar, todos hermanos.

Érase de nuevo la armonía, la PAZ.